viernes, 7 de abril de 2017

Maurice Tillet, "El Ángel Francés".

Maurice Tillet en el Gran Price en 1948







La acromegalia es un trastorno hormonal causado por un aumento continuado en la producción de la hormona del crecimiento. No es una enfermedad frecuente, su prevalencia, es decir, el número de casos que en un momento dado hay en una población es de unos 40 por millón.
 
Por lo general, la causa de la enfermedad es la aparición de un tumor benigno de aquellas células que en la hipófisis fabrican la hormona. Si el aumento se produce antes de que se hayan soldado los huesos largos, se produce gigantismo. Si sucede más adelante, hay un aumento de algunos huesos (los del cráneo y en particular los de la mandíbula inferior y la nariz, manos y pies), crece el perímetro torácico, el tamaño del corazón, de la lengua, del tiroides. La voz se vuelve grave. Un porcentaje de ellos desarrolla diabetes y otros tantos, insuficiencia cardiaca. El tratamiento usual consiste en la extirpación quirúrgica del tumor junto a otras medidas coadyuvantes como radioterapia.  La supervivencia de una persona con acromegalia se reduce en unos diez años en relación a la de la población de igual edad.
 
Algún acromegálico se ha dedicado al cine. Es el caso de Richard Kiel, un gigantón de más de dos metros, el malo de las mandíbulas de acero en varias de las películas de James Bond. O Ted Cassidy, el mayordomo Lurch, de La Familia Addams.
 
 
 
Maurice Tillet fue uno de ellos. No del grupo de los gigantes ya que su enfermedad empezó pasados los veinte años. Nació en Francia en 1903. Al aparecer su enfermedad y con ella las características físicas que le son propias, emigró a Estados Unidos de América donde se ganó la vida como luchador de lucha libre. Con el apodo de “El Ángel Francés” se hizo un nombre. Sus seguidores, con esa elegancia tan propia de quienes van a los espectáculos de lucha libre, preferían llamarle “El ogro del cuadrilátero”. En 1944 compitió por y ganó el Campeonato Mundial de la American Wresling Associational al vencer al irlandés Steve "Crusher" Casey.

Maurice Tillet fue una persona tranquila, culta, reservada, amiga de sus amigos. Conocía 14 idiomas y le gustaba escribir poemas. Distraía sus tardes de ocio jugando al ajedrez. Su aspecto físico no le facilitó conseguir una pareja y vivió solo hasta su muerte, que se produjo en 1954 a causa de las complicaciones de su enfermedad.


Poco antes de su muerte permitió que se le hicieran varias máscaras mortuorias. Se conserva alguna  y  sospecho que ha sido  la base desde la que se ha creado el rostro de Shrek.


En The Killing de Kubrick aparece un luchador calvo, feo, que habla con acento, jugador de ajedrez, culto. Es posible que Kubrick tuviese en mente a Tillet, que acababa de morir, al hacer intervenir a ese personaje.

 
He encontrado un fragmento de un combate en el Gran Price de Barcelona, en el año 1948, en el que Tillet se enfrenta a otro luchador. Puede que el contrincante sea Rudolph Binacchi con el que parece haber luchado el 26 de noviembre. Es el que encabeza esta entrada. 




En 1945, Irving Penn, tomó varias fotografías  de Maurice Tillet con la modelo Dorian Leigth. Nada que ver con la vida de Tillet, al que su físico apartó impidió frecuentar el sexo femenino, pero son las  imágenes que prefiero de Tillet, jugando a luchar con la modelo. Al menos aquel día, por la vía del posado, Tillet tuvo en sus manos una mujer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario